jueves 25 de julio de 2024 06:02 am
Informando desde New York con la más avanzada tecnología para la generación de imágenes y sonido.

Kathy Hochul destacó que la región este de Nueva York está bajo alerta de inundaciones y dijo que el estado está preparado para desplegar a miles de rescatistas que ayudarán a los afectados.

La gobernadora del estado de Nueva York, Kathy Hochul, pidió el domingo a los ciudadanos evitar conducir si no es necesario, ya que hay advertencia de inundaciones y recordó que hay áreas que ya sufrieron la pasada semana el embate de lluvias torrenciales, con daños estimados en más de $50 millones de dólares.

“Toda la región este de Nueva York está bajo alerta por inundaciones”, lo que incluye a la ciudad, advirtió en una rueda de prensa en la que destacó que el estado está preparado “para desplegar a miles de trabajadores” en ayuda de la ciudad de Nueva York y de todos los condados afectados.

Recordó que hay zonas donde el terreno está aún saturado. “Las inundaciones serán más intensas de lo habitual” en esas áreas dijo advirtiendo de que dos pulgadas de agua (5,08 centímetros) pueden hacer que un vehículo flote”.

En los condados de Putnam y Westchester, ambos al norte, y en el de Suffolk, en Long Island, han caído entre 1,5 a 2 pulgadas de lluvia por hora a partir del mediodía de este domingo, pero esas zonas aún no reportan inundaciones significativas, mientras que hay condados con advertencia de tornado.

Hochul también pidió a los neoyorquinos que tengan en sus coches y en el hogar linternas, pilas, equipo de primeros auxilios, alimentos, agua, medicina, y repasar las medidas de seguridad y la ruta de escape con su familia.

“Tenemos que asegurarnos de que la gente sabe lo que hay que hacer en caso de que el agua empiece a subir en su casa y dónde puede buscar ayuda”, indicó.

Esta situación, según recordó, ocurre luego de que la pasada semana el estado se viera afectado también con intensas lluvias -en medio de una ola de intenso calor en el país- que causaron serias inundaciones al norte y una muerte.

Los daños están estimados en más de $50 millones de dólares, lo que llevó a Hochul a pedir a la Casa Blanca una declaración de catástrofe. De esa forma se agiliza el proceso de recuperación de zonas afectadas.

Por  EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *