jueves 25 de julio de 2024 03:24 am
Informando desde New York con la más avanzada tecnología para la generación de imágenes y sonido.

Eric Adams hizo un anuncio dando a conocer que endurecería aún más las normas de alojamiento para los inmigrantes adultos a solo 30 días en instalaciones administradas por la ciudad de Nueva York.

El tiempo de permanencia que les será permitido a los migrantes que están alojados en refugios administrados por la ciudad de Nueva York será reducido a la mitad, es decir, de 60 pasan a 30 días.

El alcalde Eric Adams anunció planes para endurecer todavía más las normas de alojamiento para migrantes adultos a tan solo 30 días en instalaciones administradas por la ciudad.

Adams espera que la medida alivie la presiones sobre el flagelado sistema de refugios de la Gran Manzana y probablemente disuada a más migrantes de llegar.

Los críticos reaccionaron rápidamente a la implementación de la medida, tildándola de innecesaria y despiadada, particularmente después del anuncio del gobierno federal que extenderá el Estatus de Protección Temporal (TPS) a los venezolanos que llegaron antes del 31 de julio.

El TPS es una designación que les permite a los inmigrantes poder viajar más rápido y obtener autorización para trabajar en Estados Unidos.

No obstante, el alcalde dijo que la medida es necesaria y es “un paso más en nuestros esfuerzos para ayudar a los solicitantes de asilo a dar el siguiente paso en su viaje”.

“Queremos ser claros. No podemos rematar la pelota, porque esto no va a ocuparse de todos los inmigrantes y solicitantes de asilo que están en la ciudad“, manifestó Adams en su anuncio.

“Tenemos alrededor de 60,000 bajo nuestro cuidado, 10,000 por mes. Y muchos de los que llegan no podrán solicitar ese ni otros beneficios de esa iniciativa”.

La ciudad de Nueva York cuenta como más de 60,000 migrantes bajo su cuidado, cerca de una cuarta parte son provenientes de Venezuela. Desde la primavera de 2022, más de 116,000 inmigrantes han arribado desde la frontera de Estados Unidos y México.

En el mes de julio, el demócrata había impuesto un límite máximo de 60 días a los alojamientos que, de acuerdo con los críticos, violaría una decisión judicial que obliga a la ciudad a ofrecer refugio a cualquier persona que lo solicite.

Dos meses antes, Adams emitió una orden ejecutiva que relajó las reglas del derecho a la vivienda de la ciudad, lo que actualmente es objeto de una batalla judicial, informó ABC 7 NY.

Por su parte, la gobernadora Kathy Hochul apoyó al alcalde en el asunto y dijo que el derecho a la vivienda nunca tuvo la intención de “ser un derecho u obligación universal ilimitado de la ciudad de tener que albergar literalmente el mundo entero.”

“Esta es otra continuación de simplemente poner a personas que literalmente están tratando de establecer su nueva vida y que tienen problemas y complicaciones adicionales por las que tienen que atravesar”, señaló Murad Awawdeh, director ejecutivo de la Coalición de Inmigración de Nueva York, en un comunicado.

Asimismo, los defensores de los migrantes han presionado por bastante tiempo a la ciudad para que brinde vales de vivienda para los solicitantes de asilo y financie esfuerzo para establecer soluciones más duraderas y permanentes, como ampliar el parque de viviendas asequibles de la ciudad.

“No creo que nadie quiera estar en un refugio. No es como vivir en el Ritz”, dijo. “En realidad, en su mayor parte, nuestros neoyorquinos más nuevos han sido colocados en tiendas de campaña y en espacios realmente desafiantes”.

En este sentido, los críticos cuestionaron la necesidad de establecer un límite de tiempo cuando Adams obtuvo una concesión del gobierno federal que les permite a los venezolanos un camino más diligente para encontrar trabajos y volverse más autosuficientes en el ámbito de la vivienda.

“Cualquier política que limite la cantidad de tiempo que nuestros clientes pueden residir en un refugio es arbitraria y carece de compasión”, señaló la Sociedad de Ayuda Legal y la Coalición para las Personas sin Hogar en una declaración conjunta.

Por  Marlyn Montilla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *