domingo 21 de julio de 2024 15:48 pm
Informando desde New York con la más avanzada tecnología para la generación de imágenes y sonido.

Malasia ha impuesto medidas estrictas contra los relojes Swatch con los colores del arcoíris, lo que podría resultar en tres años de prisión para los propietarios o vendedores.

Los relojes con los colores del arcoíris del relojero suizo Swatch, que llevan lo que se considera “elementos LGBT”, han llamado la atención de las autoridades de Malasia.

El Ministerio del Interior anunció que las personas que posean o vendan este tipo de relojes podrían enfrentar hasta tres años de prisión, porque, según las autoridades, “podrían dañar la moral”, según informó The Guardian.

La homosexualidad sigue siendo ilegal en Malasia, una nación con una población predominantemente musulmana. Las personas LGBTQ+ en el país lidian con la discriminación debido a su orientación sexual.

En mayo, las unidades policiales del Ministerio del Interior realizaron redadas en tiendas Swatch en todo el paísincautando relojes que presentaban lo que etiquetaron como “elementos LGBT”.

La asociación de los relojes con el simbolismo LGBTQ+ y su supuesto potencial para “dañar la moral” social provocaron estas acciones.

Según el Ministerio del Interior, cualquier persona involucrada en la producción, posesión, importación o venta de estos relojes puede estar sujeta a penas de prisión de hasta tres años.

Además, las personas que usen o distribuyan estos relojes podrían enfrentarse a fuertes multas. El ministerio destaca que esta medida tiene como objetivo evitar la proliferación de elementos que puedan lesionar los valores morales.

La decisión de incautar los relojes se basa en la Ley de imprentas y publicaciones de Malasia de 1984. Los críticos consideran que esta legislación es draconiana debido a las supuestas limitaciones a la libertad de expresión.

Swatch, el fabricante de relojes suizo, se ha pronunciado contra la incautación de sus relojes. En junio, la compañía presentó una demanda contra el gobierno de Malasia, afirmando que los relojes en cuestión simbolizan una “divertida y alegre expresión de paz y amor” en lugar de promover una actividad sexual específica.

La postura de Malasia sobre los símbolos y derechos LGBTQ+ se cruza con su panorama político. Mientras se llevan a cabo elecciones en varios estados, el gobierno de unidad del primer ministro Anwar Ibrahim se enfrenta a la oposición de los partidos políticos malayo-musulmanes.

eldiariony.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *