jueves 25 de julio de 2024 05:30 am
Informando desde New York con la más avanzada tecnología para la generación de imágenes y sonido.

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._ Nuevos detalles de la investigación sobre el incidente en el que el presidente de la Casa Dominicana en Hazleton (Pensilvania), Víctor Pérez Balbuena hirió de un balazo al activista Isaías Amaro, revelan que el disparó fue en defensa propia cuando el también folklorista avanzaba puñal en manos contra Pérez.

Una fuente vinculada a la investigación sostiene que Isaías  llevaba seis meses con una campaña en la que denuesta a Pérez y su familia, esposa e hija tanto en publicaciones en el medio “El Periodiquito” y en lugares públicos de Hazleton mientras el presidente de Casa Dominicana le pedía que cesara el descrédito.

Entre los señalamientos de Amaro ha sostenido que Pérez es adicto a la cocaína, impostor, estafador y otros calificativos que buscan poner entredicho la imagen de trabajo comunitario y cultural que durante 18 años lleva el presidente de Casa Dominicana en Hazleton, siendo la única organización que institucionalmente representa a la diáspora dominicana en el estado de Pensilvania.

Cercanos a Pérez lo definen como un dominicano fajado a favor de la comunidad por lo que no se explica el motivo de Amaro para atacarlo, además de que recibió ayuda de Pérez para una mudanza de corotos que guardaba en Florida y que de buena voluntad le facilitó junto a un camión que le prestó para transportar las pertenencias a Hazleton.

Los detalles indican que cuando Amaro apareció en Casa Dominicana para pedirle ayuda a Pérez, fue ayudado porque llegó “con una mano alante y otra atrás” y estaba huyendo desde Miami.

Amaro le dijo a Pérez que se lo estaba llevando el Diablo y que era un reconocido trabajador cultural que estaba pasando por una situación difícil.

Pérez le dio cabida en Casa Dominicana, dándole comida, alojamiento y prestándole la guagua de la institución para que se moviera.

Los dos anduvieron juntos recorriendo la ciudad donde Pérez presentó a Amaro a las más importantes figuras, líderes y empresarios locales para abrirle las puertas.

Amaro también le pidió dinero prestado a Pérez pero no cedió a darle el préstamo hasta después de dos meses cuando le entregó parte de $6 mil dólares que le entregó en base a un acuerdo para que cuando Amaro vendiera sus artes, le fuera pagando en cuotas lo que nunca hizo.

Amaro regresó de Miami y Pérez le consiguió espacios en festivales y otras actividades masivas para que pudiera promover y vender lo que hace.

Nunca le pagó un centavo a Pérez ni a Casa Dominicana.

Inexplicablemente, agregan las fuentes, Amaro comenzó a faltarles el respeto a dos dominicanas que laboran en Casa Dominicana y se la pasaba amenazando mientras exhibía los cuchillos que cargaba en su mochila.

Pérez le pidió que no siguiera llevando las armas blancas a la entidad, pero también le faltó el respeto a una de las señoras y fue cuando Pérez le pidió que se fuera y no volviera a la institución.

Amaro accedió diciendo se iba a llevar sus cosas y Pérez le reclamó que le pagara lo que le debía. Y tuvo que mandar a sacarlo del local.

Después de irse, Amaro volvió a Casa Dominicana para desmontar todas las cosas que estaban en la institución.

Pérez le reclamó preguntándole qué pasaba. Amaro le respondió que él se iba a llevar todo lo de él mientras insultaba a Pérez conminándolo a que lo matara.

El presidente de Casa Dominicana llamó a la policía para que sacara a Amaro. Los policías sugirieron a Pérez que le entregara todo a Isaías, lo que hizo.

Pérez se olvidó de la deuda y continuó su trabajo en Casa Dominicana.

“Ese fue el origen de la actitud y la campaña negativa plagada de inventos y calumnias llevada a cabo por Amato contra Víctor, su esposa y su hija”, dicen las fuentes.

Las versiones  revelan que Amaro fue llevado donde Vianney Castro, aspirante demócrata a la alcaldía de Hazleton para que se aliaran contra Pérez, porque no está apoyando al precandidato debido a que al aspirante a alcalde vende cosas contrarias a la comunidad para dividirla promoviendo una “guerra” entre blancos contra latinos.

LA CAMPAÑA

La investigación dice que Castro invirtió para que Amaro mantuviera publicando “El Periodiquito” en Pensilvania usado con la sola agenda de difamar a Pérez que en principio no le estaba prestando atención al descrédito.

Amaro publicó varias portadas en las que aparecen Pérez, su esposa e hija, que es la gerente de un banco a la que le faltó el respeto.

El informe sostiene que Amaro se mantuvo provocando y acudiendo nuevamente a Casa Dominicana provocando otros incidentes en los que tuvo que intervenir la policía y salió huyendo.

Incluso, Amaro se apareció en el banco donde trabaja la hija de Pérez y ella lo mandó a sacar cuando le estaba exigiendo que le buscara  la jefa a sabiendas de que era ella.

Amaro la acusó de “ladrona” diciéndole que es igual a su papá.

Luego publicó una edición en la que aparece la hija de Pérez en la portada y Amaro añadió comentarios nocivos contra el banco volviendo a amenazarla.

Ella llamó de nuevo a la policía en tanto estaba sofocada por los ataques mediáticos de Amaro.

La policía dijo en ese momento que estaba buscando a Isaías pero que no lo encontraban.

EL BALAZO EN DEFENSA PROPIA

Pérez encontró a Amaro al que volvió a pedirle que lo dejara tranquilo, a lo que Isaías respondió que lo iba a “matar” junto a la familia.

Le pidió también a Amaro que mantuviera la distancia pero el activista reafirmo sus amenazas y se abalanzó contra Pérez con un puñal en la mano.

Fue en ese momento en que Pérez disparó al suelo para no herirlo con la pistola que porta legalmente.

La información confirma que es la primera vez que Pérez dispara su arma contra alguien.

Tiró hacia el lado para Amaro se apartara pero continuó avanzando y un  segundo disparo de advertencia fue hecho por Pérez para tratar de neutralizarlo.

La investigación indica que no fueron seis, sino dos balazos los disparados por Pérez, mientras Amaro se mantenía esgrimiendo el cuchillo.

“Victor no quería matarlo porque si hubiera sido así, le dispara en el cabeza o en el pecho”, explican las fuentes.

“Fue en defensa propia y no hubo ninguna intención de matarlo porque es difícil que alguien falle de tan cerca”, aclara la información.

Dijeron que quien ha tenido intenciones de matar a Víctor, su familia, a  Casa Dominicana y la comunidad es Amaro.

Adelantaron que el caso tendrá su día en la corte donde se demostrará que la versión de Amaron es parte de su sarta de mentiras y fabulaciones contra Pérez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *