sábado 13 de julio de 2024 14:54 pm
Informando desde New York con la más avanzada tecnología para la generación de imágenes y sonido.

La galaxia UGC 12295 se encuentra a unos 192 millones de años luz, y pese a su apariencia tranquila, en 2015 fue escenario de una supernova, es decir, la violenta explosión de una estrella que muere.

En esta imagen (portada) del telescopio espacial Hubble de la NASA y la ESA, la tranquila galaxia espiral UGC 12295 parece reposar tranquilamente.

Esta galaxia se encuentra a unos 192 millones de años-luz de distancia, en la constelación de Piscis, y se ve casi de frente desde la Tierra, mostrando una barra central brillante y unos brazos espirales muy apretados.

A pesar de su apariencia tranquila, UGC 12295 fue escenario de una explosión catastróficamente violenta detectada en 2015: una supernova, una de las explosiones más poderosas del universo conocido. Las supernovas son la muerte explosiva de estrellas masivas y son responsables de la formación de muchos de los elementos que se encuentran aquí en la Tierra.

Dos equipos diferentes de astrónomos utilizaron la Wide Field Camera 3 del Hubble para observar UGC 12295 y escudriñar entre los restos de esta vasta explosión estelar. El primer equipo examinó los residuos de la supernova para comprender mejor la evolución de la materia en nuestro universo.

El segundo equipo de astrónomos también exploró las secuelas de la supernova UGC 12295, pero su investigación se centró en volver a los lugares de algunas de las supernovas anteriores cercanas mejor estudiadas.

La aguda visión del Hubble puede revelar rastros persistentes de estos eventos energéticos, arrojando luz sobre la naturaleza de los sistemas que los albergan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *