jueves 25 de julio de 2024 04:00 am
Informando desde New York con la más avanzada tecnología para la generación de imágenes y sonido.

Derek Charles Franklin Glasscock, de Nevada, fue arrestado en Arizona tras estrellarse partiendo por la mitad un Ford Mustang y dejando a un hombre y una mujer sin vida tras una carrera callejera.

Las autoridades de Arizona detuvieron a un sujeto de Nevada acusado de homicidio involuntario luego de que presuntamente participara en una carrera callejera antes de llegar a velocidades que superaban las 150 mph y estrellarse partiendo en vehículo en dos y matando a dos pasajeros.

Identificado como Derek Charles Franklin Glasscock, de 32 años, fue detenido el sábado en la mañana por el Departamento de Policía de Tempe.

Los documentos judiciales indican que las circunstancias que condujeron al accidente fatal inició a las 1:35 de la madrugada aproximadamente el pasado 25 de noviembre.

Los funcionarios trataron de detener un Ford Mustang, que posteriormente se supo que era conducido por Glasscock, que fue visto siendo parte de una carrera callejera con otro automóvil cerca de Rural Road.

En la carrera, el Mustang alcanzó a más de 100 mph en una zona de 35 mph, dijo la policía de Tempe.

“El Ford Mustang huyó de la policía y se comenzó una persecución. Poco después de que el Ford Mustang huyera de la policía, se vio una nube de humo elevándose en el aire“, se lee en los documentos judiciales.

“Se descubrió que el mismo Ford Mustang azul se había estrellado en el lado este de Rural Road, al sur de Broadway Road“.

Poco antes del accidente, calcularon los agentes, el Mustang que manejaba Glasscock pudo haber llegado a las 153 mph antes de perder el control.

El vehículo azul después se salió de la carretera en el aire y se estrelló contra un poste de electricidad y dos palmeras. Por la fuerza del choque, el Mustang quedó partido a la mitad, informó Fox News.

Los detectives informaron que el hombre detrás del volante quedó atrapado dentro del automóvil, mientras que un hombre y una mujer que estaban dentro fueron expulsados tras el impacto.

La víctima masculina, identificada por las autoridades como Jesse Ruiz, de 32 años, fue declarado muerto por los rescatistas en la escena. Además, se identificó a la mujer como María Rangel, de 31 años, y de acuerdo con los documentos judiciales, fue llevada a un centro asistencial donde no pudo ser salvada.

Rangel y Ruiz tenían una relación y vivían juntos, según los informes.

Cuando los oficiales pudieron contactar a Glasscock tras el accidente, los documentos aseguran que “repetidamente hizo declaraciones espontáneas indicando que no debería haber estado conduciendo y que había estado bebiendo alcohol“.

Los documentos judiciales revelaron que el acusado admitió haber bebido dos tragos mezclados con whisky entre las 10:00 y las 11:30 de la noche.

“Glasscock no recordaba haber salido de Sun Bar y afirmó que lo último que recordaba era estar dentro de su automóvil después del accidente“, se lee en los documentos judiciales. “Glasscock tampoco recordaba si alguien más estaba con él en el auto, pero afirmó que se había reunido con amigos en Sun Bar”.

Tras ser dado de alta, el sujeto fue trasladado a la prisión de la ciudad de Tempe.

Fue acusado de dos cargos de homicidio imprudente. Igualmente, un juez fijó la fianza de comparecencia del hombre en $20,000 dólares y una audiencia preliminar está pautada para el 5 de diciembre.

Por Marlyn Montilla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *