jueves 25 de julio de 2024 03:46 am
Informando desde New York con la más avanzada tecnología para la generación de imágenes y sonido.

El resultado de las votaciones para elegir al presidente de la Cámara de Representantes dejó al Partido Republicano frustrado, luego de que varios de los congresistas votaran en contra de Jim Jordan.

El Partido Republicano abandonó repentinamente el viernes al representante Jim Jordan como su candidato a presidente de la Cámara de Representantes, tomando esta decisión en una sesión privada luego de que el aliado del expresidente Donald Trump fracasara en la tercera votación para recibir el mazo.

El resultado dejó a los conservadores decepcionados, frustrados y hundidos aún más en la elección, dejando otra semana más sin un presidente que lidera la Cámara de Representantes que se encuentra al abismo de una crisis.

Los republicanos de la Cámara no tienen un plan que sea realista o de trabajo para unir a la fracturada mayoría conservadora, elegir un nuevo presidente y volver a trabajar en el Congreso que ha estado debilitándose desde que los partidarios de la línea dura destituyeran a Kevin McCarthy a inicios de octubre.

Posteriormente, Jordan dijo simplemente a sus colegas, “les planteamos la pregunta, ellos tomaron una decisión diferente”, según AP.

Jordan dijo que los republicanos de la Cámara de Representantes necesitan unirse y “averiguar quién será nuestro presidente”.

El presidente del Comité Judicial perdió el apoyo de los representantes Marc Molinaro, de Nueva York; Tom Kean, de Nueva Jersey, y Brian Fitzpatrick, de Pensilvania; todos los cuales lo habían apoyado en la primera y segunda ronda, informó CBS News.

El ahora excandidato para la Cámara obtuvo 194 votos en total, mientras que el líder de la minoría demócrata, Hakeem Jeffries, 210. Steve Scalise obtuvo ocho votos, Patrick McHenry logró 6, Kevin McCarthy y Byron Donalds dos y Tom Emmer, Mike García, Bruce Westerman obtuvieron un solo voto cada uno.

Al desequilibrarse del control mayoritario, los conservadores abandonaron la sesión a puertas cerradas culpándose unos a otros por las divisiones que surgieron.

Los siguientes pasos a seguir serán inciertos, ya que gran parte de los legisladores republicanos empezaron a presentarse como voceros.

Sin embargo, aparentemente nadie puede obtener una mayoría republicana lo que deja a la Cámara sin un presidente y que es incapaz de funcionar en el futuro a corto plazo, un golpe que ha sido vergonzoso para una sede centra del gobierno de Estados Unidos.

Por  Marlyn Montilla

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *