jueves 25 de julio de 2024 06:11 am
Informando desde New York con la más avanzada tecnología para la generación de imágenes y sonido.

Los crímenes de Zakrzewski se efectuaron entre enero de 2014 y mayo se 2019. Sus víctimas tenían entre 2 y 12 años.

Un niñero de California que abusó sexualmente de 16 niños y mostró pornografía a otro fue condenado el pasado viernes a 707 años de prisión.

Matthew Zakrzewski, de 34 años, se hacía llamar el “Sitter Buddy original” y ofrecía sus servicios de cuidado de niños, tutorías y cuidado de niños durante las noches y las vacaciones a través de su sitio web, según informes judiciales.

Zakrzewski cometió sus crímenes durante más de tres años, entre enero de 2014 y mayo de 2019. Sus jóvenes víctimas tenían entre 2 y 12 años.

El acusado se ganaba la confianza de los padres de familia, especialmente de aquellos que tenían hijos con discapacidad, y luego abusaba de los niños con el pretexto de jugar con ellos, señalan los informes. También, grababa sus abusos y los guardaba en su teléfono y en una memoria USB.

El caso salió a la luz en mayo de 2019, cuando uno de los padres de los niños denunció a Zakrzewski por tocar inapropiadamente a su hijo de ocho años y expresó su preocupación por otros niños.

La policía de Laguna Beach abrió una investigación y descubrió una segunda víctima de siete años en Los Ángeles y otras 10 en todo el sur de California.

Zakrzewski fue arrestado el 17 de mayo de 2019 en un aeropuerto local después de regresar de un viaje. En octubre de 2023, un jurado de la Corte Superior del Condado de Orange encontró a Zakrzewski culpable de 34 delitos graves, incluidos actos lascivos y lascivos con un menor de 14 años, y lo condenó a una pena máxima de entre 690 años y cadena perpetua más ocho años.

El viernes, antes de que la jueza Kimberly Menninger le dictara la larga sentencia, Zakrzewski hizo una breve declaración en la que dijo que se “enorgullecía de hacer sonreír a los niños” y que todos los buenos momentos que compartió con ellos fueron “100% genuinos”.

Varios familiares de las víctimas hicieron declaraciones sobre el impacto del abuso y calificaron a Zakrzewski de “maestro manipulador” y de “monstruo”.

Algunos padres expresaron su culpa por haber contratado al niñero y dijeron que sus hijos habían perdido su inocencia y su infancia. Una abuela de dos de las víctimas pidió en declaraciones recogidas por ABC7 que no se tuviera piedad de “este animal” y dijo que una sentencia de muerte era demasiado buena para él.

El fiscal de distrito del condado de Orange, Todd Spitzer, también se refirió al caso como una pérdida de la inocencia y de la infancia de los 17 niños.

“Estos niños nunca conocerán las personas que realmente debían ser, porque su infancia fue repentina e inexplicablemente interrumpida no por un lobo en la puerta, sino por un depredador disfrazado de regalo del cielo”, dijo Spitzer.

Con información de La Opinión / New York Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *