martes 23 de julio de 2024 22:29 pm
Informando desde New York con la más avanzada tecnología para la generación de imágenes y sonido.

El estrés y la falta de sueño afectan a una parte importante de la población y esto tiene consecuencias negativas en la salud visual.

El estrés y la ansiedad resienten nuestra salud ocular y nos hacen entrar en un bucle alejado del bienestar que necesitan nuestros ojos para poder aprovechar al máximo la vida.

Con motivo del Día Mundial de la Visión, 12 de octubre, el Grupo de clínicas oftalmológicas Miranza ha publicado el III Barómetro de Salud Ocular, para el que por tercer año consecutivo ha elaborado una encuesta a mil personas.

El estudio ha contado con la colaboración de la doctora Itziar Martínez Soroa, oftalmóloga de Miranza Begitek (San Sebastián) y del doctor Jorge Alió del Barrio, oftalmólogo de Vissum Grupo Miranza (Alicante).

Según el índice que incluye el estudio, logramos solo un aprobado justo en nuestro estado ocular, con un 5.22 sobre 10, prácticamente el mismo que el año pasado. Las mujeres por un lado, y, en general, las personas en edad laboral son las que presentan un peor índice de bienestar ocular.

El barómetro muestra que a pesar de la importancia que le damos a nuestra visión, tan solo un 3 % de la población encuestada considera su bienestar ocular como bueno o excelente. Si bien, la mayoría (75 % ) percibe su salud como “razonable”.

Sin embargo, son otras muchas cuestiones las que el barómetro analiza. Entre ellas, el efecto del estrés y los periodos de ansiedad en nuestra visión o el futuro de nuestra salud ocular.

HÁBITOS QUE AFECTAN A LA SALUD OCULAR

El estrés

El estrés y la falta de sueño afectan a una parte importante de la población y esto tiene consecuencias negativas en la salud visual.

El doctor Jorge Alió del Barrio sostiene: “Actualmente, estamos sufriendo las consecuencias de dos epidemias que impactan en la salud y el bienestar ocular y una de ellas es la ansiedad y el estrés”. La otra es el abuso de las pantallas.

El especialista explica que además de provocar de forma directa alguna patología como la coriorretinopatía serosa central, enfermedad que afecta a la retina, el estrés y la ansiedad son los responsables de tener un mayor riesgo a sufrir diabetes, problemas del sueño, trastornos alimenticios y migrañas, lo cual repercute en la visión y empeora procesos como el ojo seco.

El 51 % de las personas encuestadas para el barómetro afirma tener estrés en diferentes grados. De ellos, el 61 % son mujeres. Además, el 38 % considera que no duerme o cuida del descanso lo suficiente.

De las personas que afirman tener estrés, un 67 % opina que su salud ocular es correcta, buena o excelente, frente al 82 % de las personas que reconocen lo mismo pero no sufren estrés. En el caso de la falta de sueño, la diferencia es menor, pero se confirma también su impacto.

EL USO DE LAS PANTALLAS

Por otro lado, el abuso de pantallas aumenta la miopía infantil y amenaza el bienestar ocular de las personas con vista cansadaojo seco y sobre todo con menopausia.

El doctor Alió del Barrio afirma que los cálculos establecen que para el año 2050 el 50 % de la población será miope.

CINCO RECOMENDACIONES PARA CUIDAR NUESTRA SALUD VISUAL Y PREVENIR PROBLEMAS OCULARES

Prestar atención y tratar el estrés y la ansiedad como medida preventiva, también para la visión.

Cuidar hábitos como el sueño y la alimentación, la vida activa al aire libre en lugar del sedentarismo y pantallas, y evitar el consumo de alcohol y tabaco.

Nuevas herramientas para abordar el aumento de miopía en niños y adolescentes (colirios atropina) y presbiciam (cirugía premium con lentes personalizadas)

Revisiones periódicas y confiar en el nivel de los oftalmólogos y en los avances en este campo de la medicina, con soluciones cada vez mejores y más personalizadas: para ojo seco, cirugía refractiva, DMAE…

Uso responsable de lentes de contacto y valorar la opción de cirugía refractiva en edad adulta, como alternativa con mayores índices de satisfacción y mayor tasa de seguridad y eficacia.

Por otro lado, para prevenir posibles problemas oculares, el doctor Alió del Barrio aconseja realizar descansos visuales mirando a lo lejos e incrementar la actividad al aire libre, además de valorar el tratamiento con colirios de atropina, un medicamento que sirve para frenar la miopía, especialmente en la edad infantil.

PRINCIPALES CONCLUSIONES DEL BARÓMETRO

Dos epidemias que amenazan la visión: uso excesivo de pantallas (miopía, acomodación/presbicia y ojo seco) y ansiedad/estrés.

Los hábitos inciden mucho en los ojos: circulo vicioso del estrés (alimentación, sueño, tabaquismo…) implica problemas directos en los ojos.

A más edad, más problemas: presbicia, un problema de visión que dificulta la visión de cerca, cataratas, glaucomas…

CUARENTA AÑOS ES LA EDAD CRUCIAL: INICIO DE LA PRESBICIA Y LA VISIÓN “EMPIEZA A FALLAR”

Falta concienciación y acción (no solo saberlo, sino también actuar, cuidando hábitos y con revisiones periódicas), aunque España destaca por encima de la mayoría de los países.

Cada vez mejores soluciones y más personalizadas: para ojo seco, cirugía refractiva…no hay motivo para el “fatalismo” frente a problemas oculares, creencia o actitud que abunda, sobre todo, en personas en edad laboral.

Los defectos refractivos, incluyendo presbicia, lideran el ranking de problemas oculares y generan mayor preocupación en cuanto al estado de salud y bienestar ocular.

El retrato robot del paciente oftalmológico en España es muy similar al del año anterior. La evolución del bienestar ocular de los españoles es una carrera de fondo, con frutos a medio-largo plazo.

¿CÓMO PODEMOS EVITAR LA PÉRDIDA DE VISIÓN?

Las principales dificultades afectan a la visión cercana: problemas para leer, conducir, usar el ordenador, practicar hobbies que requieran un mayor esfuerzo de la visión…

Por ello, un porcentaje importante de personas consideran que tener un problema visual favorece el aislamiento social. Concretamente un 23 % de las personas consideran que sus problemas de visión afectan a su capacidad de socializar y un 18 % sostiene que su visión le influye en las ganas de salir de casa.

Asimismo, el barómetro elaborado por Miranza también refleja que más de la mitad de los españoles de cualquier franja de edad considera que no es posible evitar la pérdida de visión. Tan solo cuatro de cada diez considera que si es posible evitar la pérdida.

Si embargo, los españoles todavía podemos mejorar nuestro bienestar ocular que se encuentra en 5,22 puntos, lo que representa un aprobado raspado.

Una de las principales conclusiones del estudio es la poca concienciación sobre el estilo de vida, la salud ocular y cómo cuidando el primero podemos prevenir problemas oculares.

Además, los expertos afirman que en general la sociedad desconoce los grandes avances de los que disponemos para solucionar los problemas oculares, con cirugías mínimamente invasivas para la

cirugía refractiva, cataratas y presbicia con lentes premium, trasplantes corneales o tecnología aplicada para tratamientos del ojo seco, entre otros.

listindiario.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *